Davidovich se corona como campeón de la Copa Sevilla

Davidovich se corona como campeón de la Copa Sevilla

El tenista malagueño remonta en un partido trepidante ante un gran Munar que no pudo hacer nada ante su juego temperamental.

La final ya era vibrante antes de que los jugadores saltaran a la pista. No se disputaba en Sevilla una final con dos españoles desde 2012, y no ganaba un español el Giraldillo desde Pablo Carreño en 2014. Pero en cuanto comenzó el tenis, después de que la Federación Española de Tenis entregara al Real Club de Tenis Betis una placa por sus 90 años de historia, Jaume Munar y Alejandro Davidovich empezaron a conquistar al público sevillano.

Cuando el marcador sellaba un 0-3 a favor de Munar, los corazones empezaron a acelerarse ante un verdadero festival de dejadas y de bolas jugadas a centímetros de la red por ambas partes. Llevaba cuatro juegos en contra Davidovich cuando gana su primer juego. Es entonces cuando discretamente dice con la mano a sus fans más pasionales que se tranquilicen, que necesita concentración. Sin embargo, MUnar se lleva el primer set sin muchas complicaciones.

En el segundo, la fiesta sobre el albero sigue y una bola del malagueño lleva a Munar hasta las lonas, donde la manda en forma de globo hacia el cielo. Hasta que cae, el silencio en la pista es como si estuviera completamente vacía, hasta que llega a la raqueta de Davidovich, que la arroja con furia al campo contrario. Los saques de ambos van entre 180 y 205 kilómetros por hora. Las cabezas en la grada intentan seguir a toda velocidad la pelota.

Es en el cuarto juego del segundo set cuando Munar se encuentra con la red, y con una velocidad en el juego que no alcanza a asumir. Davidovich va a más, se encuentra a sí mismo, se viene arriba. Y al mismo tiempo lucha por controlar sus demonios, ese carácter que ahora está domando y que le ha hecho hace un juego partir una raqueta cuando ha pedido atención del fisioterapeuta. Respira hondo el malagueño, y se lleva el set.

En el tercero está la clave, pero también el Munar que no se cree lo que está pasando. Davidovich avanza, juego tras juego, la grada enloquece. Y la cabeza tan bien amueblada de Munar, un rasgo que le hace un jugador de temple y sangre fría, empieza a desordenarse. Y no entiende cómo fue tan bien el primer set y que está pasando desde entonces. Se tira de rodillas al albero, se apoya en la red mientras niega con la cabeza y destroza a golpes una raqueta contra la pista. Los demonios de Munar le ganan por un tiempo la partida, y es el que aprovecha Davidovich para tirar de juego agresivo y hacer correr al balear de un costado al otro, de lona a lona. Hasta que en un fallo de Munar, Davidovich cae al suelo rendido por haber logrado su primer challenger por 2-6, 6-2, 6-2. En su misma comunidad autónoma. Y con su familia y amigos en el graderío entre lágrimas. Bienvenido al palmarés.

About the author

Creativos administrator

Deja un comentario

Sponsors y Colaboradores